• Sevilla, distrito de las Artes
  • Sevilla Festival de Cine Europeo
  • FEMÀS
  • Bienal de Flamenco
  • Patrimonium hispalense
  • Real orquesta simfónica de sevilla

Espacios ICAS

...

Fecha:

El 15/09/2018

Espacio

Teatro Lope de Vega

Horario

20:30h

Ciclo

XX Bienal de Flamenco

Entradas

Venta online.

Comparte este contenido

Quejío - Cía. de Salvador Távora

XX Bienal de Flamenco

Surgió el espectáculo, sin palabras, sin tiempos ni actos calculados por condicionamientos, con los elementos necesarios para provocarnos la confesión, y cambiada la necesidad teatral de representar por el deseo -consciente- de “mostrar”.

“QUEJIO” es la suma de todo un proceso de vivencias. Es la recreación de un clima angustioso, en el que se producen el cante, el baile, el lamento o la queja del pueblo andaluz. Se han estudiado siete cantes y tres bailes, enumerados en diez Ritos, a través de un planteamiento en el cual casi se consigue fundir cante y baile con la posible o casi segura situación de una colectividad oprimida, en la que el grito trágico de sus individuos sólo ha servido, por una premeditada canalización, para divertir a los responsables.
Salvador Távora, febrero de 1972.

 

COMPAÑÍA SALVADOR TÁVORA

Hace ya cuarenta y cinco an?os que de nuestras gargantas nos salio? un grito ronco, dolido, agresivo; y de nuestros pies, golpes de flamenco viejo, distanciado y lejano del que la dictadura promocionaba en festivales esplendorosos, tablaos y teatros para divertir. En ese estudio drama?tico sobre cantes y bailes de nuestra Andaluci?a, al que llamamos QUEJI?O, incorporamos en expresiones sonoras, el dolor de todo un pueblo: la lucha campesina de la que hablaba Blas Infante, el silencio drama?tico de la emigracio?n, las cicatrices que causan en el alma el miedo, las bocas cerradas del medio popular, y la Andaluci?a aplastada por la imagen panderetera que tapaba, con un manto negro bordado en oro, el hambre, el analfabetismo y el chiste fa?cil de su cruda realidad.

Por un impulso nacido de nuestra dignidad como andaluces, le plantamos cara a la enajenacio?n con nuestras espaldas cargadas de los cantes y bailes de nuestra tierra y nuestros pechos descubiertos para recibir la violencia de los sectores acomodados que voceaban un parai?so andaluz.
El paso fue decisivo: adema?s de su funcio?n social, destapa?bamos la este?tica de un arte popular apoya?ndonos en la violenta belleza de nuestros cantes y nuestros bailes despojados del virtuosismo en las voces y de volantes de encajes en los vestidos. Desde nuestra presentacio?n en Paris, el 22 de abril de 1972, en el Gran Anfiteatro de la Sorbona, invitados por el Festival de Teatro de las Naciones dentro del apartado de “Teatro Poli?tico y Minori?as Culturales”, hemos recorrido el mundo con el eco de un grito que sorprendio? al a?mbito cultural del arte esce?nico: 25 especta?culos estrenados, ma?s de 5.000 funciones realizadas, 34 pai?ses visitados y la asistencia a 200 Festivales Internacionales.

Y el nombre de nuestra tierra se fue consolidando en funcio?n de su identidad y sus logros laborales. Andaluci?a despoja?ndola del folclorismo colorista en aquellos tiempos imperantes empezaba a tener un lugar en el panorama de reivindicaciones plenamente en marcha en nuestro pueblo.
Al grito de Viva Andaluci?a libre por el que murio? Blas Infante con dos tiros en el pecho se le han puesto coros sinfo?nicos y banderas blancas y verdes de rica tela.
Circunstancias largas y difi?ciles de contar en estos momentos tan difi?ciles econo?micamente y tan confusos ideolo?gicamente, nos han llevado a retomar ese especta?culo, QUEJI?O, desde este refugio de teatro popular que ocupamos en nuestro barrio, con la misma ilusio?n y exacto convencimiento que en aquella lejana fecha de su estreno.
Volver a cerrar los pun?os hoy en un espacio i?ntimo como el de nuestro teatro, en nuestro barrio, es volver a plantarles cara a la incertidumbre, a la sombra de la pobreza, a las desigualdades y sobre todo al olvido del compromiso cultural de Andaluci?a como Nacio?n.