• Sevilla, distrito de las Artes
  • Sevilla Festival de Cine Europeo
  • FEMÀS
  • Bienal de Flamenco
  • Patrimonium hispalense
  • Real orquesta simfónica de sevilla

Espacios ICAS

...

Comparte este contenido

La mágica torre de Don Fadrique se convierte en un lienzo gigante en el nuevo espectáculo de danza de Año Murillo

– Luz, música, mapping, danza y patrimonio conforman ‘Los niños de Murillo’, un montaje dirigido por José María Roca en el que los protagonistas de la pintura de calle del maestro cobran vida sobre la fachada de la torre del Espacio Santa Clara – Desde el 6 de junio, este murillesco sueño de verano interpretado por cuatro bailarines permitirá al público seguir descubriendo una Sevilla patrimonial menos conocida a través de la mirada innovadora del pintor – Antonio Muñoz ha presentado este montaje y ofrecido datos sobre otras propuestas de efeméride, como ‘Gratia plena’, cuyas representaciones terminaron este domingo con más de 650 espectadores

Danza, mapping en directo, luz y música transformarán desde este miércoles las noches de la primavera y el verano en el Espacio Santa Clara. Tras la exposición ‘Murillo y su estela en Sevilla’, el antiguo convento de las hermanas clarisas vuelve a ser sede de Año Murillo para acoger un nuevo espectáculo del programa de artes escénicas ideado para el cuarto centenario. El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, la directora de Cultura, Isabel Ojeda, y el director de la obra, José María Roca, junto al elenco de bailarines, han presentado hoy este montaje titulado ‘Los niños de Murillo’ y que supone una oportunidad única para descubrir el mágico patio de la Torre de Don Fadrique, integrado en el convento.

La propuesta convierte la emblemática torre, todavía una gran desconocida para los sevillanos, en una pantalla sobre la que aparecen los pícaros que con tanta vida y realismo retrató Murillo. Pero ahora, por vez primera, el espectador podrá verlos jugar, trepar, trapichear, asomarse o esconderse por sus ventanas y puertas. Mientras toda esa acción se produce sobre la fachada, convertida aquí en un lienzo gigante, cuatro bailarines danzan y juegan con las imágenes sobre el escenario.

Muñoz ha recordado que, a pesar de que las exposiciones deben ser la columna vertebral de la efeméride, entre los objetivos de la programación siempre estuvo invitar a otras artes que ayudaran a comprender y divulgar a Murillo y su tiempo. “Queríamos que el maestro saliera de las salas para encontrarse con sus paisanos y con aquellos que nos visitan en espacios menos probables, jugando con el patrimonio y desde artes que trascendiesen la propia pintura. Hemos logrado que toda la ciudad se vuelque con esta celebración. Lo ha hecho el turismo, la hostelería… y este verano también lo están haciendo las artes escénicas con ejemplos que conjugan calidad, vanguardia y parimonio, como es el caso de esta propuesta”, ha enumerado Muñoz, que ha recordado que la cultura debe seguir produciéndose en la ciudad durante los meses de verano.

El delegado también ha ofrecido algunos datos relativos al éxito de los montajes más recientes de Año Murillo. Así, ‘Tras las huellas de Murillo’, que durante los fines de semana de mayo se representó en distintos enclaves históricos de Sevilla, superó las 140 personas en varios de sus pases. Por otro lado, más de 650 personas disfrutaron hasta el domingo de las cinco funciones de ‘Gratia plena’, el auto sacramental creado por Rafael Villalobos para este cuarto centenario y escenificado en otro espacio patrimonial poco conocido por el público, el Convento de Santa María de los Reyes.

Las críticas de ‘Gratia plena’ han destacado la perfecta armonía entre el espacio y el montaje, dos elementos que se han reforzado mutuamente en esta propuesta. Como lo harán desde el miércoles en ‘Los niños de Murillo’, un espectáculo que, como ha recordado Isabel Ojeda, se ha pensado para todos los públicos, con especial atención a los niños de hoy, que van a poder jugar y sorprenderse con los pícaros de Murillo. “Queremos que el público siga conociendo Sevilla a través de los ojos de Murillo y de su mirada innovadora, esta vez en un lugar mágico y cargado de leyenda como es la Torre de Don Fadrique”, ha añadido Muñoz.

El delegado también ha ofrecido algunos datos relativos al éxito de los montajes más recientes de Año Murillo. Así, ‘Tras las huellas de Murillo’, que durante los fines de semana de mayo se representó en distintos enclaves históricos de Sevilla, superó las 140 personas en varios de sus pases. Por otro lado, más de 650 personas disfrutaron hasta el domingo de las cinco funciones de ‘Gratia plena’, el auto sacramental creado por Rafael Villalobos para este cuarto centenario y escenificado en otro espacio patrimonial poco conocido por el público, el Convento de Santa María de los Reyes.

Las críticas de ‘Gratia plena’ han destacado la perfecta armonía entre el espacio y el montaje, dos elementos que se han reforzado mutuamente en esta propuesta. Como lo harán desde el miércoles en ‘Los niños de Murillo’, un espectáculo que, como ha recordado Isabel Ojeda, se ha pensado para todos los públicos, con especial atención a los niños de hoy, que van a poder jugar y sorprenderse con los pícaros de Murillo. “Queremos que el público siga conociendo Sevilla a través de los ojos de Murillo y de su mirada innovadora, esta vez en un lugar mágico y cargado de leyenda como es la Torre de Don Fadrique”, ha añadido Muñoz.

Más de 20 personas han trabajado en la realización de este espectáculo que, según destaca el director, José María Roca, va a dejar en el público momentos únicos e inolvidables y que está pensado para ir directo al corazón y a las tripas: “Es un programa perfecto para las noches de verano, que juega con la noche, con la fuerza de las imágenes en movimiento, con el territorio y con la danza, una disciplina cuyo lenguaje elimina la barrera idiomática y convierte el espectáculo en una propuesta apta para los turistas que cada día nos visitan”.